Reflexiones de una huerta

Como cada atardecer, manguera en mano, salto el muro que separa mi vivienda de una pequeña huerta anexa, mientras el sol inicia su lento recorrido tras el arbolado de casas que asfixian mi pequeño vergel particular. Una pequeña tierra ganada en cruenta lid a las malas hierbas y a un modus vivendi excesivamente rápido que nos mantiene en un indeseado matrimonio con una sociedad industrializada y capitalista, en un microcosmos de hierro y asfalto.

 

El placer del cultivo de la tierra ha quedado vetado para las nuevas generaciones, relegado a un saber ancestral respetado pero no practicado, y mucho menos todavía conocido, quedando en manos de los supervivientes de la pasada generación, en la que nuestros ancestros sudaban su sangre de sol a sol para poder alimentar a sus familias.

 

Pero ahora, la alimentación de miles de personas queda en manos de una minoría de grandes productores y de una macrocadena económica en la que, si uno de los eslabones cae, los daños a todo el resto del sistema son poco menos que incalculables.  La prueba más clara de todo esto queda refleja en la pasada huelga de transportes, cuyas consecuencias fueron más que perceptibles para el público consumidor, que quedó abandonado a una situación de absoluta desprotección ante un echo que en la práctica no hubiera debido de tener mayores consecuencias.  Esta huelga debería servir para abrirnos los ojos ante la situación de evidente debilidad de nuestro sistema económico, en el que, en el tiempo presente, se ha creado una situación de aberrante dependencia mutua entre quienes formamos parte de esta sociedad de consumo.

 

Los conceptos de autoabastecimiento e independencia económica chirrían a oídos de un sistema político que aboga por el hermanamiento y el derribo de las fronteras entre naciones, puesto que ahora está más de moda decir que somos europeos antes que decir que somos españoles, con lo que la dependencia económica mutua se extiende a el ámbito de toda la unión. España se ve obligada a importar cada vez más productos del exterior puesto que en los últimos tiempos en lugar de posar la mirada en el desarrollo económico interno del país se ha despilfarrado el dinero a manos llenas, mientras que el politiqueo de medio pelo sigue sableando los presupuestos en provecho propio mientras el resto del equipo de gobierno prefiere mirar para otro lado y monopolizar las discusiones del Congreso entorno a la tan cacareada crisis de la que ellos no son sino una de las causas.  Luego, para mayor recochineo, desde el Ministerio de Economía se llevan las manos a la cabeza y anuncian con tono fatalista que la economía española sólo ha crecido un 0,1 % en el último semestre. ¿Cómo se puede esperar que crezca si no se ha hecho otra cosa que batallar por hundirla cada vez más?, ¿qué han hecho los señores Solbes y Sebastián con unas carteras ministeriales que todavía huelen a nuevo? ¿qué hemos conseguido poniendo a 17 chupatintas a cargo de las riendas del destino de España? ….. poca cosa, la verdad sea dicha.

 

 

Hemos llegado a tales extremos en la política que un servidor ha optado por pasar olímpicamente (y nunca mejor dicho, ahora que se están celebrando los juegos en Pekín) de los servicios informativos. Haciendo “zapping” me trago durante 2 minutos el informativo de cada cadena, pero el menú sigue sin variar: el señor Zapatero en el congreso diciendo que hay crisis en tanto que a los “peperos” les salen escándalos en los gobiernos locales. Por lo cual he optado por coger la manguera, saltar la pared de la huerta, y en compañía de mosquitos y murciélagos, consagrarme a una actividad mucho más enriquecedora para cuerpo y espíritu.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s